Campaña "Esperanza para Budva"

Antes

Budva el día que la encontramos

Después

Budva durante su tratamiento

Budva era un cachorro de gata de apenas unas semanas de vida que apareció en medio de una carretera en Montenegro mientras circulábamos por ella en dirección a Albania. Su estado de salud era horribe: no podía respirar, cogeaba de una patita y tenía la nariz y los ojos infectados. Estaba sola en medio de la nacional. Su destino si la dejábamos allí era morir atropellada, de hambre o asfixiada por su propia infección. Decidimos recogerla e intentar curarla, pero el veterinario nos dio una diagnóstico terrible: había una alta probabilidad de que Budva padeciera de una enfermedad mortal. Su consejo repetidamente era el sacrificio, pero quisimos intentar hacerlo todo por salvarla. Gracias a las personas que nos ayudan con su contribución económica pudimos darle el tratamiento que necesitaba y, milagrosamente, Budva sobrevivió, ya que el diagnóstico del veterinario resultó no ser acertado.

Buscarle una familia no fue fácil, ya que en Montenegro la situación con los animales no está demasiado regulada y nadie quería adoptarla. Finalmente y gracias a la ayuda de todos pudimos alquilar un coche y cruzar 5 países para llevar a Budva a su nueva familia en Alemania, donde vive actualmente feliz y sana.

Budva curada y en su nuevo hogar

Nosotros solos no lo habríamos conseguido sin la ayuda de todo aquél que nos ayudó con su aportación económica.

Total

La mejor manera de ayudarnos a afrontar las futuras situaciones en las que podamos ayudar de manera directa es haciéndote Padrino. ¡Los Padrinos son una parte esencial de nuestro proyecto y también nos ayudan a ayudar! Más info >>

Deja un comentario