Viajar, ¿CON o SIN seguro de viaje?

Índice del artículo

¿Qué pasa si me pongo malo en el extranjero y no tengo seguro de viaje?

¿Cuáles son las consecuencias de viajar sin seguro de viaje o seguro médico? 

Puede que cuando planees un gran viaje no pienses en los imprevistos, y menos en los que se refieren a la salud. En si un día te vas a levantar con un dolor terrible en la espalda, en si te van a salir las muelas del juicio justo en el mejor momento de tu aventura, ni tampoco en que puedas sufrir un accidente de tráfico.

Pero por experiencia te aseguramos que estas cosas pasan, sobre todo cuando menos te lo esperas.

¿Merece la pena contratar un seguro de viaje o un seguro médico para viajar?

Seguro que se te ha pasado esta pregunta por la cabeza mientras haces los preparativos de ese viaje soñado que llevas tanto tiempo preparando y para el que, seguramente, te has dejado una buena parte de tus ahorros.

¿Merece la pena de verdad gastar más dinero en un seguro de viaje cuando yo nunca me pongo malo?

Veamos algunos supuestos para entender mejor de qué manera puede serte útil (o no) un seguro de viaje según los países a los que vayas a ir de vacaciones.

VIAJAR POR EUROPA. ¿Merece la pena contratar un seguro de viaje si soy europeo?

Puede que, si eres europeo, pienses que viajar por Europa sin seguro médico o seguro de viaje no vaya a ser un problema para ti. Pero, ¿es así realmente?

Echemos un vistazo a las opciones que tienes.

LA TARJETA SANITARIA EUROPEA

Durante nuestro viaje en bicicleta de año y medio por Europa y África fuimos alternando métodos para viajar seguros en caso de necesitar atención médica.

En Europa, durante los primeros meses, decidimos viajar sin seguro médico ni seguro de viaje. Esto es porque pudimos beneficiarnos de las ventajas de viajar con la Tarjeta Sanitaria Europea, un documento que acredita a residentes de la Unión Europea el derecho a recibir atención médica pública en las mismas condiciones que los habitantes del país en el que se encuentran, siempre que estén dentro de la Union Europea y países adheridos al tratado Schengen.

¿Qué SÍ cubre la tarjeta sanitaria europea?

La tarjeta sanitaria europea solo es válida en ciertos países de Europa, ni mucho menos en todos. Además, tiene una duración limitada en el tiempo y hay que solicitarla para poder obtenerla. Esto quiere decir que si vas a viajar por Europa sin seguro, tendrás que preocuparte de solicitarla con tiempo, informarte de todas sus condiciones y de en qué países estarás cubierto con ella.

Las condiciones pueden variar con el tiempo, por lo que te recomendamos que te informes al respecto en la oficina de la seguridad social que tengas más a mano o directamente en esta página web.

Además, la tarjeta sanitaria europea solo te garantizará la asistencia sanitaria al mismo coste y con las mismas condiciones que lo haría la Seguridad Social del país en el que te encuentres. Es decir, si en ese país hay copago, tan solo se te rembolsaría la parte que la Seguridad Social que ese país reembolsa.

¿Qué NO cubre la tarjeta sanitaria europea?

No debes confundir la atención médica que cubre la tarjeta sanitaria europea con los mismos servicios que ofrece un seguro de viaje.

En lo siguiente, la tarjeta sanitaria no te servirá de nada.

  • Problemas con tu vuelo
  • Pérdida de equipaje
  • Robo
  • Regreso anticipado
  • Cancelación
  • Responsabilidad civil y penal
  • Repatriación

TARJETA VISA

Algunos bancos incluyen un seguro de viaje básico si pagas con tu tarjeta VISA. Sin embargo, este tipo de seguros suele tener coberturas muy pobres y con un límite de gasto que suele rondar los 6000€, lo que supone un importe limitado incluso en los países más económicos.

Si posees uno de estos seguros asociados a tu tarjeta VISA deberás informarte con tu banco de las condiciones y coberturas.

No te sorprendas si mencionan que funcionan con franquicia (es lo habitual y suele ser elevada en este tipo de seguros tan básicos). Esto significa que siempre tendrás que pagar una parte fija de tu factura médica.

VIAJAR FUERA DE EUROPA. ¿Con o sin seguro?

Si te pones malo, enfermas, tienes un accidente o necesitas atención médica en el extranjero tienes que tener en cuenta tres cosas:

1. ¿Es obligatorio viajar con seguro a ese país?

En algunos países no vas a tener siquiera la opción de elegir no contratar un seguro de viaje, porque no podrás cruzar su frontera sin uno.

Países como Cuba, Argelia, Ecuador, Rusia o Irán obligan a los extranjeros a contratar un seguro de viaje para entrar al país, aunque sea en calidad de turista.

Para asegurarte de qué requisitos tienes que cumplir según tu país de destino te recomendamos visitar la web del Ministerio de Asuntos Exteriores antes de organizar tu viaje.

2. ¿Cuánto cuesta la atención sanitaria en ese país?

En España estamos acostumbrados a no tener que preocuparnos por lo que cuestan las consultas médicas o intervenciones quirúrgicas al ser un servicio público (aunque sí lo paguemos con nuestros impuestos).

Eso no significa que no cuesten dinero, solo que se hace cargo el estado por nosotros.

Sin embargo, no en todos los países funciona del mismo modo. En algunos el precio de la atención médica puede convertirse en una verdadera pesadilla si no tienes seguro que te cubra.

Aquí van algunos ejemplos de lo que puede costarte la atención médica en el extranjero:

  • Una consulta en Canadá: 150€
  • Una fiebre alta en Indonesia con ingreso: 1600€
  • Una operación de apendicitis en EE.UU: 35000€
  • Una fractura de fémur en Chile: 16000€
  • Una resonancia magnética en Nueva Zelanda: 800€
  • Una repatriación desde California: 42000€ (pudiendo ser el doble si necesitaras un avión con equipo médico).

3. ¿A qué tipo de atención sanitaria puedo acceder en los hospitales de ese país?

Puede que la atención médica sea barata en el país al que vayas a viajar, pero debes preguntarte si sus centros sanitarios contarán con los medios necesarios para atenderte en el caso de que lo necesites.

A veces no hay otra que ir al hospital más cercano, pero no siempre coincidirá con el que podría tratar mejor tu caso. En ocasiones, los propios médicos podrían recomendarte regresar a tu país de origen para seguir tu tratamiento en mejores condiciones.

Con un seguro de viaje los gastos de esa repatriación estarían cubiertos.

En algunos casos y según tu póliza, el seguro también podría darte la libertad de elegir en qué centro médico quieres visitarte dentro del país en el que te encuentras. Algo que ayuda mucho si quieres visitar, por ejemplo, un especialista concreto.

 

DIFERENCIAS entre viajar CON y SIN seguro de viaje

Si viajas al extranjero y no tienes seguro de viaje, lo que sucederá en caso de que necesites atención médica es que serás tú quien deba hacerse cargo de la totalidad de tus gastos médicos u hospitalización. 

Esto puede salirte por un ojo de la cara y, sin exagerar, arruinarte económicamente dependiendo del país por el que viajes y el tratamiento que debas recibir.

Por norma general si tienes una urgencia te atenderán en todas partes, pero después tendrás que hacerte cargo de la factura que se derive de la atención recibida.

Cuando viajas con seguro de viaje, la empresa aseguradora se encarga de pagar tus facturas médicas, desde una consulta médica hasta una intervención quirúrgica, pasando por atención odontológica y asistencia legal, dependiendo de tu póliza.

¿Qué cubre un seguro de viaje?

Te mostramos las principales coberturas que te puede cubrir un seguro de viaje:

  • Asistencia y repatriación las 24h y en español.
  • Atención médica sin adelantar dinero ni franquicias.
  • Gastos médicos cubiertos.
  • Coberturas COVID-19: gastos médicos, de repatriación, regreso anticipado y prolongación de la estancia en caso de contraer COVID-19.
  • Pérdida de equipaje.
  • Robo
  • Regreso anticipado en caso de hospitalización grave o fallecimiento de un familiar, de siniestro en tu domicilio, de atentado o desastre natural en tu lugar de estancia.
  • Regreso anticipado por interrupción del viaje: reembolso de las vacaciones no disfrutadas.
  • Cancelación
  • Responsabilidad civil y penal

Para saber hasta qué cantidad cubrirá tu seguro cada incidencia durante el viaje deberás fijarte en los máximos que cubre la póliza según cada supuesto.

En este enlace puedes calcular tu seguro de viaje ideal según el tipo de aventura que tienes planeada para estas vacaciones.

Además, si vienes de nuestra parte podrás obtener un 7% de descuento en tu seguro con Chapka utilizando el cupón: VIVIRENRUTA

  • Nosotros siempre viajamos con este seguro de viaje.

  • Cupón del 7% de descuento con Chapka: VIVIRENRUTA

¿CÓMO FUNCIONA UN SEGURO DE VIAJE?

Lo primero que debes hacer: elegir las coberturas correctas.

Antes de contratar tu seguro de viaje debes leer bien qué coberturas y garantías se incluyen en tu póliza.

Ten en cuenta qué tipo de actividades vas a realizar: deportes de riesgo, senderismo, buceo, cicloturismo… Y en función de ello elige el seguro que te cubra en función de tus necesidades. 

Este es un paso muy importante a la hora de organizar tus viajes. Dedícale el tiempo necesario a calcular qué tipo de actividades realizarás para que estés cubierto en caso de necesitar asistencia.

 

Con Chapka puedes crear un seguro personalizado según tu tipo de viaje. En este enlace puedes calcular el tipo de seguro que necesitas.

En nuestro caso, dado que viajamos durante todo el año y por distintos países, tenemos el seguro CAP Trotamundos,  cuyos puntos fuertes, entre otros, son:

  • Cobertura en todo el mundo.
  • Incluye deportes de riesgo
  • Gastos médicos ilimitados
  • Seguro de equipaje hasta 3000€
  • Permite contratarlo mientras estamos de viaje en el extranjero
  • Cubre viajes largos de 3 a 24 meses
  • Tiene asistencia telefónica incluida en español y 24h al día, 7 días a la semana. Un servicio muy útil si no estás seguro de tener que ir de urgencias, pero sí de necesitar que te receten, por ejemplo, un medicamento para tratar tus síntomas.

Ya tengo el seguro. ¿Cómo procedo en caso de necesitar asistencia durante mi viaje?

Cuando contrates tu seguro, te llegará a tu dirección de correo electrónico tu contrato o certificado de seguro.  En él encontrarás la información relacionada con el tipo de seguro que has contratado y el número de póliza o certificado. 

Este número es importante, pues te lo suelen pedir cuando llamas para realizar una consulta o solicitar un servicio, así que te recomendamos que lo tengas siempre a mano.

Otra información que te llegará al email es el procedimiento que tendrás que seguir en caso de tener una incidencia durante tu viaje.

Entre esta información tienen que aparecer:

  • El número de teléfono al que tienes que llamar en caso de necesitar asistencia durante el viaje.
  • El procedimiento antes de incurrir en ningún gasto que el seguro vaya a cubrir.
  • Procedimiento para solicitar asistencia, en caso de tener que ir al médico o necesitar una repatriación, por ejemplo.
  • Procedimiento en caso de necesitar declarar otro tipo de siniestro, como en pérdidas de equipaje o robo.

¿Cómo me reembolsan los gastos médicos?

Las aseguradoras tienen dos formas de reembolsar los gastos médicos: 

  • El usuario debe adelantar los gastos y la aseguradora los reembolsa tras examinar el caso.
  • La aseguradora es quien paga directamente y el cliente no debe adelantar dinero.

En caso de hospitalización, en ninguno de los dos casos tendrás que adelantar el dinero. 

Las aseguradoras que te piden adelantar el dinero suelen darte más libertad a la hora de elegir el centro sanitario al que acudir.

Las que lo pagan directamente suelen decidir en qué centros te visitarán.

 

De lo que te tienes que preocupar en mayor medida es de conocer el procedimiento de siniestro que tiene tu aseguradora y seguirlo al detalle, presentando los documentos que te pidan y acudiendo a los centros que te recomienden. Salvo en una urgencia. En caso de urgencia lo primordial es acudir al hospital lo antes posible y así te lo recomendarán las propias aseguradoras.

En nuestro caso, con Chapka solo tienes que llamar por teléfono y ellos se ocupan de todo: te dicen cómo proceder y a dónde ir y no tendrás que adelantar ni un euro.

IMPORTANTE: Si contratas tu seguro estando ya de viaje tendrás periodo de carencia antes de poder hacer uso de sus servicios, salvo en casos de accidentes graves. Esto sirve para evitar que alguien con una dolencia ya preexistente utilice el seguro de forma fraudulenta. Lo mejor y más recomendable es contratar siempre tu seguro antes de salir de viaje.

 

TE CONTAMOS NUESTRA EXPERIENCIA: pérdida de equipaje y emergencia médica.

Pérdida de equipaje

Hace algunos años viajé a Nicaragua como voluntaria en un programa de ayuda al desarrollo. El proyecto consistía en documentar, grabar y fotografiar cómo estaban prosperando las comunidades aisladas en las que la ONG llevaba trabajando desde hacía años.

Cargué mis mochilas a rebosar de material fotográfico y de todo lo necesario para estar moviéndome de una aldea a otra durante el mes que durara el voluntariado.

Cuál fue mi sorpresa al llegar al aeropuerto de Nicaragua, tras 14 horas de vuelo, y ver que mi mochila no aparecía por la cinta de equipaje.

El bochorno al tener que vivir el resto de semanas pidiéndoles favores a mis compañeros de viaje realmente llegó a enturbiar mi experiencia durante el mes entero.

Afortunadamente (y sin siquiera hacerlo a propósito) todo el material fotográfico iba conmigo en el equipaje de mano.

CONSEJO

Lleva siempre los objetos de más valor en tu equipaje de mano. Nunca sabes dónde acabará tu maleta facturada.

Tras muchísimas llamadas a la compañía aérea tratando de localizar dónde había acabado mi mochila y después de haber tenido que interrumpir mi voluntariado en una ocasión para ir al aeropuerto a identificar una mochila extraviada que no era la mía, llegó la hora de aceptarlo:

No iba a recuperar mi equipaje.

Lo que siguió fueron muchas promesas de compensación por parte de la aerolínea que jamás se llegaron a materializar.

¿Sabéis quién fue el único que me dio una solución sin poner ni un solo pero? Mi seguro de viaje.

No es que me pudieran devolver mi equipaje, eso era imposible, pero sí me dieron una compensación económica por el valor de lo que perdí.

¡Aleluya!

Emergencia médica

1. Caso leve con teleasistencia

Durante nuestro viaje por carretera por Europa, hubo dos ocasiones cruciales donde necesité asistencia médica de urgencia. En ambos casos fue por el mismo motivo: una lumbalgia aguda que me dejó incapacitada durante varias horas.

La primera vez que me pasó estaba en Italia, y no estaba segura de ir a urgencias por el miedo a estar durante horas parada en una sala de espera. Sentía mucho dolor, pero no fue tan incapacitante como la segunda vez, cuando sí necesité ser trasladada a un hospital.

En esta primera ocasión, lo que hice fue llamar al teléfono de asistencia de mi seguro, Chapka, para solicitar una teleconsulta con un médico en español

Fue verdaderamente sencillo: me atendió una doctora española que abrió un expediente con mi caso clínico. Me hizo unas preguntas acerca de los síntomas, antedecentes y nivel del dolor. Seguidamente me diagnosticó lumbalgia aguda y me recetó un potente antiinflamatorio que solo puede comprarse con receta médica. A los pocos minutos tenía el volante médico con las indicaciones para el tratamiento y la receta de las pastillas. Con ella fui a la primera farmacia que encontré y, sin ningún tipo de problema, me dieron los medicamentos recetados.

2. Caso de urgencia y revisión por un especialista

El segundo episodio de lumalgia aguda me dio en Grecia, a los pies del monte Olimpo, y esta vez sí me dejó totalmente incapacitada. El dolor que se siente solo lo entenderán quienes hayan sufrido el mismo problema alguna vez.

Llamé inmediatamente a Chapka, donde me atendieron como siempre en español. Me pasaron con una doctora nuevamente para recibir teleasistencia. Esta vio que estaba tan mal que me recomendó ir directamente a urgencias.

Chapka me facilitó el número de la ambulancia de la región en la que me encontraba y en unos minutos me vinieron a buscar. Me trasladaron a un hospital de montaña, donde me hicieron unas cuantas pruebas y me inyectaron antiinflamatorio en la zona afectada. 

Esto se podría haber quedado ahí, pero la doctora de Chapka que me atendió decidió darme cita con traumatología para que un médico especialista diagnosticara de dónde procedía el dolor que me provocaba estos episodios.

Gracias al seguro pude tener asistencia médica igual o mejor que la que habría tenido en mi país, con menos esperas y con todas las garantías.

CONCLUSIONES

Nuestra recomendación es que no te la juegues: viaja siempre protegido. 

Con las recomendaciones que te hemos dado a lo largo del artículo puedes planificar mejor qué tipo de cobertura necesitas para el tipo de viaje que estás planeando.

Hoy en día un seguro de viaje puede costarte realmente poco y el alivio de estar protegido en caso de incidente hará que viajes mucho más tranquilo. Tener asistencia en un país desconocido cuando más lo necesitas no tiene precio.

Además, recuerda que si vienes de nuestra parte, tendrás un 7% de descuento en tu seguro de viaje con Chapka. ¡Solo tienes que usar nuestro cupón!

  • Nosotros siempre viajamos con este seguro de viaje.

  • Cupón del 7% de descuento con Chapka: VIVIRENRUTA

También podría interesarte...

Acampar libre y ahorrarse el camping

Acampar libre y ahorrarse el camping Acampar libre es uno de los mayores placeres de la vida. Montar nuestra tienda de acampada en mitad del bosque y establecer allí nuestro campamento por libre sin tener que pagar un camping se ha vuelto parte de nuestra rutina diaria en esta vuelta al mundo. Durante este viaje

Leer más »

Cómo tomar la decisión

Cómo tomar la decisión Decisiones. Tan difíciles de tomar a veces. Puede parecer que nosotros siempre tuviéramos muy clara la nuestra: dejarlo todo e irnos a dar la vuelta al mundo. Pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que no nos preparan para tomar decisiones ni en la escuela ni a menudo en

Leer más »

Deja un comentario